Suéltate y déjate llevar

sueltate, dejate llevar

Imagina que la vida es un río. La mayoría de las personas que están en ese río, se agarran a la orilla y tienen miedo de soltarse porque la corriente del rio les puede arrastrar.

Si el dolor que sientes al agarrarte puede vencer el miedo de soltarte nos dejaremos llevar y el río empezará a mecernos con total seguridad.

Una vez que nos acostumbramos al flujo del río, a la corriente. Empezamos a mirar hacia delante y determinamos nuestra orientación y a partir de ahí, decidimos cual de los brazos del río queremos seguir pero, lo haremos ya, en constante movimiento.

Podremos empezar a disfrutar del aquí y ahora y disfrutar de lo que hay y aún así de forma consciente ir hacia nuestro objetivo, asumiendo la plena responsabilidad de la creación de nuestra vida.

Aunque a veces parece difícil dejar tu mundo anterior, a veces realmente vale la pena, soltarse y dejarse llevar para crear algo mejor.

 

¿Te interesan los artículos de Mikah?
No te enviaremos más de un correo al mes.

Dejar comentario