Libertad mental: ¡Supera tus miedos!

libertad mental

¿Qué es la libertad?
Libertad es superar tus condicionamientos, tus creencias personales y colectivas.
Como dijo el gran filosofo francés Rousseau: “el hombre nace libre, pero posteriormente se le encadena”. Desde tu juventud te han ido seduciendo a través de una serie de creencias y experiencias, que dada tu juventud, interiorizaste como verdades al carecer de opinión ni de sentido crítico.

Casi todo este proceso se produce de manera inconsciente; poco a poco vas aceptando esas creencias como dogmas y así es como el mundo ha preparado a unos seres, algunos de ellos muy conformistas y fieles al estilo de vida que hoy impera y que va llegando a su fin.

Investigadores de la Universidad de Stanford han llegado a la conclusión según un estudio, que la mayoría de las creencias que dirigen nuestra vida se han instaurado en nuestro cerebro antes de los 22 años de edad.

Es decir, nuestra manera de pensar, nuestro sistema de creencias, en realidad no es tan “ nuestro”, sino que viene también heredado del sistema de creencias de nuestros padres, abuelos, profesores…y de todos aquellos que nos influyeron en nuestra infancia y juventud.
Un consultor cuyo nombre desgraciadamente no recuerdo, me dijo una vez que el directivo más común en nuestras empresas solía tener una edad emocional de un niño de unos 14 años. No obstante esa persona con esa corta edad emocional es considerado en todas las empresas como un experto en todo tipo de asuntos… Es evidente que ¡algo no funciona bien!

Es más, ese directivo experto en todo tipo de asuntos,  ni siquiera sabe analizar su propia conducta; no obstante sí es un auténtico crack para analizar y juzgar la de los demás.

Si te detienes un momento, esto realmente no es libertad, sino más bien una esclavitud sutil.

Muchos, y esto es muy doloroso de reconocer, preferimos tener el confort aparentemente más cómodo de ignorar todos nuestros pensamientos y lo que sucede a nuestro alrededor para no enfrentarnos a quienes somos.

El que quiere tener libertad, tiene que despertar y eso requiere mucho coraje.

Realmente lo que hacemos es juzgar y analizar en base a criterios y creencias que ni siquiera son tuyas, vienen de tus padres, abuelos, profesores, amigos! Por qué no probar de pasar un día sólo observando, pero sin analizar ni juzgar?

Si continuamente juzgamos lo que ocurre a nuestro alrededor, lo que es correcto y no, etc… en realidad no atendemos objetivamente a lo que sucede, porque ya estamos pensando en vez de observar y de ahí llegamos muy fácilmente al juicio, a la crítica.

Todas nuestras opiniones tienen una base en nuestras creencias y cada creencia, es de alguna manera una muestra de una inseguridad o de ignorancia, pues son “creencias”. Pongamos un ejemplo para entender este último párrafo y déjame hacerte una pregunta para ello? Tu estas convencido de que tienes dos brazos y dos piernas, ¿o lo crees?

Así que en conclusión podemos afirmar que conseguir tu propia libertad personal, implica un trabajo de liberación de tu pasado y de dejar atrás tus miedos y condicionamientos.

¡Este es un bonito y placentero trabajo que te recomiendo que inicies durante estas vacaciones!

 

 

¿Te interesan los artículos de Mikah?
No te enviaremos más de un correo al mes.

Dejar comentario