La esencia del miedo

esencia del miedo, artículo de Mikah de Waart

Como ya sabemos muchas de nuestras opiniones están vinculadas a nuestros propios condicionamientos. Para tener libertad, tendrías que eliminar algunas de tus creencias, pues muchas de ellas tienen su base en el miedo.

Pero, ¿es posible saber qué es el miedo y liberarse? ¿Es posible estar libre al 100% y vivir el aquí y el ahora?

La esencia del miedo es el tiempo. Todo miedo tiene que ver con el pasado y con el futuro.

Para entenderlo bien, el miedo que puedas sentir ante una amenaza real de tu presente, por ejemplo ante la presencia de un animal salvaje, de una persona agresiva, etc… no es el miedo que entendemos de manera cuotidiana. Esto, es una reacción hormonal instintiva de tu cuerpo, preparándote a la acción: luchar o huir. Tu cuerpo a las órdenes de la inteligencia te está preparando para sobrevivir.

Por tanto si descartamos este tipo de situaciones y las definimos como una reacción instintiva de nuestro cuerpo para protegernos. El único miedo existente, el que verdaderamente impide en muchas ocasiones que avancemos es el miedo psicológico. El que está en nosotros mismos, y éste siempre está presente en proyectado en nuestro futuro o anclado en nuestro pasado.

Dicho de otra forma, siempre está vinculado a tu forma de pensar.

El miedo psicológico no es algo real; no es un peligro que sepamos a ciencia cierta que nos está esperando.

Es un conjunto de suposiciones y condicionamientos que tienen algo en común: siempre está vinculado con una creencia sobre algo en la vida.

Por ejemplo: el miedo a que no me valoren, está vinculado con la creencia de que por mi mismo no tengo valor, salvo si los demás creen que sí.

El miedo a fracasar está vinculado a que sobre mi mismo tengo la creencia de que no puedo tener éxito, salvo si todos los demás me confirman que va a ser que sí.

El miedo a quedarte soltero, tiene su vínculo en la creencia de que tú como pareja no eres una persona válida.

El miedo a la muerte se basa a la creencia de que solo eres cuerpo y no alma…

Es decir que de alguna forma el miedo es una consecuencia de nuestras creencias y condicionamientos. Pero, ¿cómo puedes liberarte de él?

¡Liberándote de todas tus creencias! ¿Y eso cómo se hace?

La solución está muy relacionada con saber diferenciar entre lo que realmente ocurre en el aquí y el ahora y lo que ocurre ficticiamente en nuestra mente, pero no sabemos si va a ocurrir o no en el futuro.

Es decir, debemos limitarnos a percibir y observar nuestra realidad sin juzgar. Es un ejercicio sencillo y de vital importancia, porque determina tu actitud en la vida; y esta actitud es la que te ayudará a liberarte de todos tus miedos.

Otra actitud anclada en nuestros miedos es siempre estar pensando en el pasado. La mente tiene muchas maneras de hacernos trampas en ese sentido, nos provoca miedo cuando nos juzgamos y nos comparamos. Estamos dejando que nuestro ego maltrecho aparezca y entonces sentimos miedo. Te doy unos cuantos ejemplos:

Cuando continuamente estás comparándote con los demás, tiendes a sentirte más pequeño y a partir de ahí se pueden suceder múltiples vías de escape: que estés continuamente inventando justificaciones o excusas para salvarte, quizás empieces a aparentar que eres mejor que los otros en otras facetas, aprendes a juzgar, a mentir y a criticar… o quizás te pongas en estado de víctima e iniciando procesos de auto-sabotaje y desconfianza hacia tu persona; gran nido de la esencia del miedo.

Estas reacciones tienen todas su base en el pasado. Nacen de alguna pequeña desconfianza que se ha convertido, sin saber como, en una creencia y en última instancia en una identidad: quien somos.

Pero eso, no es lo que realmente quieres. Hay que aprender a distinguir que eso que te ocurre es una reacción del pasado y a ese tiempo pertenece. Debes liberarte de tus falsas creencias basadas en épocas anteriores y creer que puedes dar paso a quien eres hoy realmente, cortando ese lazo tóxico y aprender a ser libre. No debes ver tu presente, tu realidad, según tu pasado.

 

¿Te interesan los artículos de Mikah?
No te enviaremos más de un correo al mes.

Dejar comentario