¡¡Iniciando cambios!!

Casi toda la gente que ha conseguido un cambio duradero dice pasado un tiempo:

“¡Qué pena que no lo hubiera hecho antes!”

¡Seguro que tu también lo has dicho alguna vez!

Pero por otro lado casi cada persona que ha iniciado un cambio importante en su vida, en su día a día, anteriormente ha necesitado mucho tiempo para meditarlo y pensarlo.

iniciando cambios

Si de verdad quieres iniciar un cambio significativo, ¡no lo pienses tanto!

Poco a poco tu momento de tomar la decisión está más cercano, porque aunque muchas veces no queramos ver lo que nos ocurre, nuestra realidad diaria nos confirma todo lo que ya estas pensando acerca de tu salud, peso, relación, trabajo… y al final nos acabará por abrir los ojos.

Personalmente, recuerdo que tardé doce años en dejar mi trabajo en la multinacional.

La primera vez que sentí el gusanillo de dedicarme a la formación, fue a raíz de asistir a una clase de un profesor en la Universidad. Quedé asombrado. Más o menos en el mismo año leí un libro de Anthony Robbins, que me impactó y mis deseos de orientar mi vida hacia este mundo tomó más peso, de manera consciente. Sin embargo, tardé doce años de mi vida en realmente dar el paso verdadero.

Todo este tiempo he estado preparándome, dudando de si tenía la capacidad o no, si era correcto abandonar mi trabajo, mi seguridad económica, si podía empezar o no, si iba a funcionar o no, etc.. hasta que llegó el momento en que de verdad me di cuenta de que si no lo hacía en ese momento no lo iba a hacer nunca. Y me lanzé.

Un investigador americano James Prochaska, afirma que hay cinco fases para hacer un cambio:

  1. La fase preliminar de pensar en el cambio.
  2. La de pensar en el cambio
  3. La preparación del cambio
  4. La acción
  5. El mantenimiento

 

Dicen que los cambios llegarán cuando estés preparado para ellos. Esta frase, muy popular, aunque a veces cueste de creer tiene mucho de verdad.

Por ejemplo, muchos de los programas que se ofrecen para perder peso no funcionan porque no se adaptan a la fase en la que están las personas que quieren realizar ese cambio.

Si tu eres uno de ellos, pero resulta que estás en la fase de pensar en el cambio, pero aún no lo tienes decidido, no tendría mucho sentido contratar a un coach que solamente está enfocado en la acción, o empezar cualquier tipo de proceso de cambio.

El primer paso para todo cambio exitoso, es decidir. ¿Qué quieres conseguir? ¿Cuándo lo quieres iniciar? ¿Quién te puede acompañar? ¿Cómo lo quieres hacer?

El otro paso, importante también, pero posterior, es atreverte a actuar.

 

 

 

¿Te interesan los artículos de Mikah?
No te enviaremos más de un correo al mes.

Dejar comentario