¡Convierte tus sueños en realidad!

 

Mucha gente soñamos con objetivos muy atractivos, vemos en Callejeros Viajeros que alguien ha empezado un hostal en Latino-América y pensamos nosotros también queremos hacerlo!

Soñamos con tener una casa bonita tras ver en la televisión las casas de los famosos, etc…

Lo que vemos es éxito, pero no nos detenemos a pensar cuántos tropiezos y fracasos han tenido que suceder para conseguirlo

En el museo de cera no vemos todas las esculturas fallidas, éstas se tiran. No conocemos los miedos y las dudas de una cantante que se sube por primera vez a un escenario. Quizás sólo hayamos leído en una entrevista el gran éxito que obtuvo, ¡pero no el esfuerzo anterior que hubo!

Tenemos que intentar profundizar en las historias que hay detrás del éxito: ¿qué cosas tuvieron que hacer para conseguir ese resultado, qué creencias y actuaciones lo ayudaron a conseguir lo que alcanzaron?

A veces queremos conseguir un objetivo o lograr grandes cambios en nuestra vida y nos agotamos antes de empezar. Sin embargo muchas veces, ese cambio no es más que dejar este trabajo que te hace sentir triste, dejar atrás esos viejos hábitos que te hacen no llegar a todo…

La mayoría de las veces son acciones frecuentes y casi siempre tienen que ver con el cambio de hábitos que nos harán mejorar la calidad de tu vida.

 

 

Concreta tu sueño:

Hay 3 maneras de hacer más concreto y realizable tu sueño.

Las 3 tienen en común que te ayudan a convertir el objetivo en una conducta deseada para conseguir tu resultado.

Así que puedes utilizar las 3 o alternarlas:

1.- Analiza tus éxitos del pasado.

Y en ese momento piensa que es lo que hiciste en ese momento cuando alcanzaste tu meta, en que pensaste y sentiste en ese preciso instante e intenta reproducir todo aquello que hiciste lo más detalladamente posible.

2.-Busca ayuda con expertos.

Observa lo que están haciendo los demás, lee libros, acude a seminarios, intenta buscar más conocimiento…

Y entonces, valora lo que tu ya haces bien y lo que te enseñan los demás e intenta encontrar una mezcla perfecta que pueda funcionar para ti en el futuro.

Quizás no todo lo que hacías o hacían los demás te sirve…Intenta a base de toda la información que has conseguido buscar alguna conducta que crear o sepas que va a funcionar en ti.

Ahora que tienes más o menos que hacer y qué tipo de conducta te puede ayudar, conviértelo en una manera fácil y eficaz de implementarlo en tu vida.

3.-La conducta realista

Una conducta nueva será más realista cuando tengas la certeza de que eres bueno en realizarla, cuando la disfrutes y encima obtengas reconocimiento por ella.

Intenta hacer la conducta lo más concreta y sencilla posible, piensa por ejemplo como otra persona podría medir o valorar si tu conducta es precisa?

Hazlo de forma activa, apunta lo que sí vas a hacer, y sobretodo hazlo personal, siempre guíate sobre lo que tu quieres hacer y no lo que los demás esperan que hagas.

 

 

¿Te interesan los artículos de Mikah?
No te enviaremos más de un correo al mes.

Dejar comentario